Skip to content
El consumidor digital

¿Qué es exactamente la cerveza artesana?

A primera vista no parece muy difícil de definir. Se trata de cervezas producidas por pequeñas fábricas y aún por “cerveceros nómadas” (maestros que alquilan tiempo de la maquinaria para producir una tirada de una o más de sus recetas). En el gran esquema de las cosas, lo apasionante es el camino: cómo se ha llegado a las cervezas artesanas (en un rico plural) desde la situación previa.
A lo largo del siglo XXI, y especialmente en la última década, ha explotado no sólo el número de pequeños fabricantes, sino el de la demanda de más y más variedades y recetas derivada de una divulgación constante de la cultura de la cerveza. Podríamos decir que la cerveza se ha descommoditizado.
Y para descommoditizarse, la cerveza tenía que ser previamente una commodity: un producto invisible de lo esencial que es. Desde los cereales hasta los hidrocarburos, pasando por los metales industriales, nos rodean por todas partes, no podemos vivir sin ellos y por eso no los vemos. La cerveza durante el siglo XX llegó a encajar en los hábitos de consumo hasta el punto de desplazar al milenario vino como bebida alcohólica más consumida por los españoles. La lager pilsen es el producto más consumido en todo tipo de espacios de restauración, y en cada región de España podemos encontrar un número reducido de grandes marcas y exitosas que se sirven desde barril cuando un cliente pide una caña o una jarra de cerveza.
Si el cliente deseaba otro tipo de cerveza (lager especial, ale, IPA, stout, etc.), hasta hace no mucho debía acudir a un número muy reducido de locales en las grandes ciudades, en los que se servía cerveza foránea. Cuanto más específico era el tipo de cerveza que se deseaba probar o consumir, más improbable era encontrarlo de barril. Y subrayemos el tiempo pretérito, por favor.
Los primeros y/o más exitosos fabricantes de cerveza descommoditizada han logrado abrirse camino hasta llegar a los lineales de algunos supermercados o a estar presentes en cada vez más espacios de restauración o a abrir cadenas de restauración propias. Esos lineales son causa y consecuencia de que esas marcas empiecen a ser reconocidas por el gran público. Por ejemplo, en el centro de España hablaríamos de Cervezas la Virgen, la Sagra, La Cibeles, Península y un largo etc.
Si hay que atribuir un éxito a las marcas descommoditizadas más exitosas es precisamente eso: la descommoditización. Que el consumidor salga de su zona de confort y de hábitos hondamente arraigados, a la búsqueda de productos diferentes y que aumenten los matices y variedad de la experiencia del consumo de cerveza.
Se ha abierto una brecha en los hábitos de consumo por la que han entrado cientos y cientos de fabricantes artesanos. Una y otra vez, unos pocos socios con medios realmente limitados han logrado poner en el mercado tiradas de sus recetas, ampliando sin cesar el abanico de opciones para el consumidor y, con ello, divulgando la cultura de la cerveza. En 2021, la cerveza se encuentra en pleno proceso de transformación como categoría comercial y como base de nuevas prácticas de ocio que esperan al fin de la pandemia para acabar de explotar.
Want to print your doc?
This is not the way.
Try clicking the ⋯ next to your doc name or using a keyboard shortcut (
CtrlP
) instead.