Ideas Guión Podcasts


Presentación


Por qué la fuerza de voluntad no te va a funcionar a la hora de perder peso, y mantenerlo.
Siempre que pensamos en llevar a cabo una dieta saludable o incorporar más actividad o deporte a nuestra vida tenemos, creemos que el éxito que tengamos dependerá de nuestra motivación y de la fuerza de voluntad.
La motivación, desde el enfoque adecuado, es importante. Pero la idea de confiar en la fuerza de voluntad es errónea.
La RAE define la voluntad como la
Facultad de decidir y ordenar la propia conducta
. Entonces la fuerza de voluntad sería tener la fuerza moral (la capacidad)
de decidir y ordenar la propia conducta
Dicho así, parece lógico que las personas que tengan esta capacidad más desarrollada, tengan más posibilidades de conseguir lo que se proponen.
Entonces, si estamos intentando, por ejemplo en el caso en el que yo me centro con mi programa, perder peso o vencer la ansiedad por la comida, ¿por qué las tasas de éxito son tan tan bajas?
¿Todo depende del plan nutricional que elijamos o hay algo más que estamos haciendo mal?
2 de los libros que más impacto han tenido en mi vida, y que dan la respuesta científica a esta pregunta son BLE de la Dra. Pierce Thompson y Willpower del Dr. Baumeister.
Entender la razón biológica de por qué la fuerza de voluntad no funciona como estrategia a largo plazo
.
En 1998, Roy Baumeister, psicólogo y profesor de la Universidad de Florida, hizo un experimento para analizar el comportamiento de la fuerza de voluntad. Se trataba de demostrar si la fuerza de vluntad era algo de lo que disponíamos en cantidades limitadas o era una capacidad infinita.
A los participantes se les dijo que ayunaran durante la noche y llegaran hambrientos al laboratorio a la mañana siguiente.
Dividieron a los voluntarios en 3 grupos.
Los llevaron a una habitación donde olía a galletas recién horneadas.
Luego se pidió a los voluntarios que se sentaran en una mesa en la que había dos cosas: un bol lleno de rábanos crudos y un plato lleno de galletas de chocolate y caramelos.
Al primer grupo se le dijo que podían comer los rábanos mientras llenaban un cuestionario, pero se les advirtió que no tocaran las galletas ni los caramelos.
Al segundo grupo se le dijo que podían comerse las galletas y los caramelos, pero que por favor no tocaran los rábanos.
El tercer grupo, el grupo de control, simplemente no encontró nada de comida en la habitación.
A cada participante se le dio 15 minutos para completar el cuestionario, luego se les llevó a la sala de al lado, donde se les dijo que "tendría lugar el estudio en sí". Ellos creían que se trataba de hacer una prueba de inteligencia.
En realidad, lo que les hicieron hacer eran unos rompecabezas geométricos imposibles.
Y aquí viene la gracias de todo esto.
Lo que los investigadores realmente querían saber, era cuánto tiempo persistirían los participantes de cada grupo en tratar de resolver estos rompecabezas que, recordemos, eran imposibles de resolver.
Los participantes del grupo 1, los que habían pasado 15 minutos resistiéndose a las galletas, dejaron de intentar resolver los rompecabezas a los 8 minutos.
Los participantes del segundo grupo, a los que se les permitió comer las galletas, y los del grupo de control, que no encontraron comida alguna en la habitación, persistieron en intentar solucionar esos rompecabezas geométricos imposibles durante casi 19 minutos.
Estuvieron 11 minutos más intentándolo, porque sencillamente aún disponían de fuerza de voluntad.
Con este experimento, y muchos más que se han ido haciendo desde entonces, ha quedado probado que la fuerza de voluntad es una energía que poseemos, pero que es limitada.
Por ese motivo, aunque hay formas de ir rellenando las reservas de fuerza de voluntad, no es una estrategia en la que podamos confiar a largo plazo. Tenemos que buscar alternativas que nos hagan adherirnos a lo que queremos hacer para conseguir nuestros objetivos.


Una cosa que es decisiva para conseguir tus objetivos, y a la que casi nadie presta atención.
Te voy a contar una historia que una vez conté a las suscriptoras de mi lista de correo, y que habla de algo que considero básico no solo para perder peso, si no para mantenerlo en el tiempo.

Es decisivo establecer un sistema sistema que te permita llegar a donde quieres llegar (la meta), y no centrarte en la meta sin tener un sistema de cómo vamos a llegar hasta allí.


Por qué contar macros puede ser el motivo de que no estés obteniendo los resultados que quieres, y cómo hacerlo mejor y más sencillo.
Contar macros
se refiere al hábito de contar cuántos gramos de carbohidratos, proteínas y grasas estamos ingiriendo por comida o por día.
Esto puede ser algo útil al principio, pero dado que en gran medida es un comportamiento de ‘estar haciendo dieta’ más que de estar cambiando de estilo de vida, puede convertirse en algo que produzca más estrés que beneficio.
A esto hay que sumar que puede haber variaciones en los macros que contiene cada alimento, en función de la app que utilicemos.
Desde mi experiencia, es más eficaz no obsesionarse con el conteo y, en el caso de la alimentación cetogénica, centrarse en lo básico e importante que sería dejar de consumir azúcares y carbohidratos refinados.
Solo haciendo esto ya estamos consiguiendo mucho y ya nos hará ver resultados, no solo a nivel de pérdida de peso.


Una técnica muy efectiva para perder peso, y no solo eso, de la que probablemente no has oído hablar.
Historia del Miranda Warning.
Cómo establecer líneas claras puede ayudar a no tener que tomar decisiones (ya hemos dicho que la toma de decisiones gasta gran parte de la fuerza de voluntad de la que disponemos).


La forma de cortocircuitar tu cerebro, para que deje de sabotearte y consigas perder el peso que te has propuesto.
Dejar de pensar en el resultado y empezar a actuar desde el cambio de identidad. Cambio de identidad. Círculo de Atomic Habits.
Determinar en quién te quieres convertir.
Establecer Micro Hábitos asumibles. Importancia de llevar un diario.
Revisar y mejorar.

Una técnica muy efectiva para perder peso, y no solo eso, de la que probablemente no has oído hablar. >> ¿Meditar para perder peso? En la pérdida de peso, no solo cuentan los factores físicos sino también los psicológicos.

Want to print your doc?
This is not the way.
Try clicking the ⋯ next to your doc name or using a keyboard shortcut (
CtrlP
) instead.